lunes, 4 de mayo de 2009

DESCALZOS




La espuma
se adhiere a mis manos.
Las agito
y vuela,
formando una nube
de gotitas blancas
que se elevan
formando una cortina
de vapor.
Abro los brazos
y vuelo.
Vuelo sobre la arena,
sorbe las olas,
sobre el aire…
Mientras,
los abanicos de sal
siempre distintos
barren de la orilla
las huellas
que mis pies descalzos
imprimieron
al mojarse
dejando escrito:

“Nunca
volverás
al mar”

2 comentarios:

Esmeralda Martí dijo...

Pero tú sí volverás a calzarte ese encaje inmaculado que te hace volar, transcender, poetizar un momento tan sublime como es el encuentro con el mar en cualquier momento.
Vienes del Duero y amerizas en el Cantábrico, ninfa de aguas frescas.
Un beso

Jesús Sevillano dijo...

Abro los brazos
y vuelo.
Vuelo sobre la arena,
sorbe las olas,
sobre el aire…

y sobre las montañas
y sobre la ciudad
solo que nos engañas
porque sí volverás al mar
Besos mentirosilla
Jesús

Publicar un comentario