domingo, 4 de enero de 2009

UNA NOCHE



El vaho en la ventana.

El paisaje se difumina.

Los ojos del niño
taladran el cristal.

Los párpados caen
¡Pero se vuelven a alzar!

Las luces se hacen vapor.

La calle se borra.

La frente cae en el cristal.
¡Y salta para despertarse!

Al final
la mejilla en la ventana
y los párpados vencidos
llega el sueño.

Justo,

a la vez que los Reyes Magos.

Mañana lo recordará.

2 comentarios:

Esmeralda Martí dijo...

La ventana abierta, los ojos desesperados, las manos que tiemblan, el corazón tirita...El deseo bajo la almohada, la noche insomne...Pronto llegará el regalo, ilusiones en paquetes abiertos...Se acercan los Reyes...Nunca podremos olvidarlo.
Sigue esperando la magia, prima.Me encanta verte soñar.
Esmeralda Sánchez

Mónica Angelino dijo...

Es cierto lo que dice Esmeralda; nunca podremos olvidarlo, lástima que después, la vida nos hace despertar.
Hermoso poema.
Un beso
Mónica

Publicar un comentario