miércoles, 31 de marzo de 2010

LAS PALABRAS ME HIEREN O ME SALVAN







Escucho
el goteo rítmico de palabras
que, en su vaivén,
me mecen y me arropan,
Suaves, pausadas,
se deslizan por mis oídos
con un suave cosquilleo,
hasta que me voy quedando
dormida…

Bruscamente
me despierta el estampido
del torrente de palabras
al romper la barrera del sonido.
Avalancha impetuosa,
sin orden,
sin ritmo,
sólo estrépito resquebrajado
que huye
dejando tras sí
el zumbido oscuro
del vacío.

Poco a poco,
el tic-tac de las palabras
vuelve a llenar el aire.
Palabras dulces,
tiernas,
acompasadas,
marcan el paso
impalpable
de un nuevo sueño,
y con cadencia de latido
me voy sumergiendo,
nuevamente,
en otro sueño.

Dulces sueños,
si tus palabras quieren.

Si tus palabras lo eligen,
pesadillas.

Sílabas como olas
salpican signos de puntuación
en cada esquina de mi vida,
mientras mantengo el equilibrio
con los ojos fijos
en la telaraña que forman
las palabras que pronuncias.



5 comentarios:

Esmeralda Martí dijo...

Preciosas palabras que iluminan espacios y tiempos, que rozan y no hacen daño; que hieren y voltean... El poder de las palabras!!!
Besos

escuchando palabras dijo...

me encanto encontrarte, muy bueno lo tuyo, sigamos compartiendo, besos

Esmeralda Martí dijo...

Feliz día de las palabras.
Besos.
A ver cuándo renuevas ésto.

gaia56 dijo...

Preciosas palabras.
¡Feliz día del libro!
Un beso.

Jesús Sevillano dijo...

Preciosa alegoría "mientras mantengo el equilibrio
con los ojos fijos
en la telaraña que forman
las palabras que pronuncias".
Un abrazo

Publicar un comentario