domingo, 17 de enero de 2010

NOVILUNIO




La bóveda negra
se va salpicando
de blanco corrosivo.

Un incendio
en una esquina
se consume a sí mismo,
sin dejar escapar
ni una gota de luz.

Cuchillos en el cielo
perforan heridas heladas
por donde escapan las tinieblas.

Solo dos lágrimas
recuerdan
dónde estaba la luna.

4 comentarios:

gaia56 dijo...

Todo se vuelve negro cuando ella no está... y este mes de enero tendremos dos lunas llenas.
Un beso.

Esmeralda Martí dijo...

Demasiado oscuro, demasiado helado, demasiado cuchillo... Pero allí volverá la luna encendida.
Enhorabuena. Es precioso.
Besitos

Candi dijo...

Ella, a veces se esconde
parece que no, pero sí está
y cuando sale ilumina
y descubre la vida.
Un beso

Jesús Sevillano dijo...

Cuchillos en el cielo
perforan heridas heladas
por donde escapan las tinieblas.

Me encanta
Un abrazo

Publicar un comentario