domingo, 20 de junio de 2010

EL AIRE





Cierro lo ojos
y aspiro.

Aire de caramelo,
de vainilla blanda,
me punza los lagrimales.

El aire ondula entre las cañas
que tamborilean,
mientras las ranas,
nota arriba,
nota abajo,
dibujan su verde pentagrama.

El limo finge dureza
y la orilla se teje de berros
mientras laten las chicharras.

Un zig-zag de libélulas
corta el aire caliente.

Mientras el sol se ubica
en la vertical del estanque
todo se amortigua
como envuelto en algodones.

El aire se entinta de azules,
y fogonazos minúsculos
rebotan contra la superficie inmóvil.

Se hace esperar la tarde fresca
que no llega
y la hora vertical
se estira como una goma,
cruje, caliente…
hasta que se rompe
cuando la tarde irrumpe
de la mano del primer grillo.


4 comentarios:

Esmeralda Martí dijo...

Ummmmmmmm qué aterdecer tan maravilloso nos pintas, con notitas musicales de las ranas, los grillos; con matices de acuarelados cielos; con esa huida interior y a la vez recogimiento porque se está bien en ese paisaje de olores de vainilla.
¿Por dónde se va a ese lugar??? Yo quiero irrrrrr
Besos

Candi dijo...

Me parece estar paseando por el caminito que lleva al río en Cerralbo en verano.
Los cantos de las cigarras, las ranas tomando el sol en las charcas...
Una bonita sintonía que has poetizado con esa maestría y sensibilidad tuya. Precioso.
Un beso

Jesús Sevillano dijo...

Yo me ubico en la charca de los Fontanales...el sol rojo sobre los montes de Portugal, la sinfonía de las ranas, y de los grillos...
Precioso Mª Jesús
Un abrazo

Benito Gonzalez dijo...

Hola MªJesús, Gracias al blog de E.Martí estoy disfrutando de los poetas que ella sigue. Tus poemas estan repletos de bellisimas imagenes. me ha gustado poder disfrutar de tus versos.
un saludo desde salamanca
benito

Publicar un comentario