viernes, 12 de diciembre de 2008

SABOR VIOLETA



¡Ya es Sábado!

Cúpula de cristal, olor a humo.

Azulejos con consejos.

Ruido de hierros ensordecedor.

Hablo a gritos

¿Falta mucho para que llegue el tren?

¿Falta mucho?

¿Falta mucho?

Y al fin llega.

Ruido, chirridos, humo…

¡No te acerques a las vías!

Y ahí se baja

Olor a Rhumquina, y a cuero.

¡La maleta, la maleta!

Pero yo no puedo.

Llega el maletero, y para casa.

¿me trajiste violetas?

¿Me las trajiste? ¿No se te olvidarían?

No se donde las pondría…

Pero se que nunca se le olvidan.

Saca de la maleta de cuero la latita.

Se abre con un chasquido.

¡Y florecen las violetas!

Olor dulce, tacto dulce…

¡Solo una!

Y mientras se derrite

El sabor violeta,

Imagino el campo de caramelo donde ha nacido,

Donde hadas y duendes

Juegan entre árboles de algodón de azúcar

Hierba de menta

Y tallos de regaliz.

¡Yo quiero ir a Madrid!

3 comentarios:

Julio Obeso González dijo...

Este poema me encanta, espero que vengan muchos más.
Un besazo.
Julio

jotaerre dijo...

¡YA ES DOMINGO! Y ESTÁS EN GIJÓN, SUPONGO, LO DIGO POR ESO DE ,¡YA ES SÁBADO!, Y QUIERES IR A MADRID. MUY BUENO EL POEMA, SUPONGO QUE HABRÁ MÁS EN EL TINTERO, BUENO EN ESTOS TIEMPOS NO HAY TINTERO, PERO ME ENTIENDES.
DE QUÉ ME SUENA ESE SABOR A VIOLETAS.BIEN VENIDA.
J.R.

Jesús Moreno dijo...

La verdad es que me gusta bastante tu forma de escribir. Hallé tu muro casi de casualidad, y a favoritos que lo añadí, sin dudar. Vine aquí, a tus principios, como quien dice, y mira que poema me encuentro... Precioso.

Publicar un comentario